Colombia

Los científicos tienen términos especiales para una de las formas en las que aprendemos idiomas: aprendizaje inconsciente o implícito.

Escucha mucho inglés

                       Perfecciona tu inglés con ayuda de la ciencia

¿Qué dice la ciencia?

El aprendizaje implícito se da sin que siquiera lo intentes. Todo lo que debes hacer es escuchar mucho inglés sin prestar atención. Cuando escuchas el sonido del inglés en el fondo, tu cerebro aprende a reconocer los sonidos, acentos y palabras.

¿Qué puedes hacer?

Escucha todo el inglés que puedas. Siempre que tengas la oportunidad, asegúrate de reproducir sonidos en inglés, ya sea en tu cuarto u oficina.

Mira programas de televisión, o escucha música o audiolibros en inglés. Visita lugares donde escuches a hablantes nativos del idioma. No tienes que concentrarte demasiado en escuchar. Puedes simplemente caminar, disfrutar el paisaje, lavar los platos, leer un libro, hacer ejercicio, terminar tu tarea o trabajar mientras escuchas y aprendes inglés.

Perfecciona tu inglés con ayuda de la ciencia


Aprende nuevos sonidos de forma separada

¿Qué dice la ciencia?

El inglés puede cambiar la manera en la que funciona tu cerebro. Sorprendentemente, si aprendes un nuevo idioma, ¡puedes aumentar tus capacidades mentales! Un estudio descubrió que el aprendizaje de idiomas estimula el crecimiento de ciertas partes del cerebro. Y entre mayor sea el crecimiento, más fácil será aprender un nuevo idioma.

Sin embargo, lo más interesante que descubrió el experimento es que el cerebro reacciona de forma diferente a cada sonido. Por ejemplo, las letras “L” y “R” pueden ser difíciles de aprender para las personas cuyos idiomas no tienen sonidos distinguibles para cada letra (como los japoneses). El estudio encontró que, cuando los hablantes nativos de inglés escuchaban las letras “L” y “R”, se activaban dos partes distintas del cerebro. Pero, en el caso de los japoneses, solo se activaba una parte del cerebro.

¿Qué puedes hacer?

Antes de poder hablar y entender inglés como un hablante nativo, tienes que aprender los sonidos.

Determina cuáles son los sonidos más difíciles para ti y estúdialos. Algunos experimentos muestran que puedes aprender los sonidos en tan solo una hora si los escuchas a una velocidad muy baja. ¡Eso sí que es rápido!

No necesitas ningún software especial para reproducir los sonidos lentamente, ya que YouTube lo hace por ti. Encuentra algunos videos en los que aparezca el sonido (o sonidos) que quieras perfeccionar. Fíjate en el ejemplo que te dejamos a continuación:

https://www.youtube.com/watch?v=0rdF-KUvkwk

Para cambiar la velocidad, haz clic en el botón de configuración en la parte inferior derecha del reproductor (parece un engranaje). Después, haz clic en “velocidad” y elige cualquier opción que sea inferior a 1.

Escucha el video a un 0,25 de la velocidad durante 10 minutos y después hazlo de nuevo durante otros 10 minuto a un 0,5 de la velocidad. Por último, reproduce el video a la velocidad normal. Repite el ejercicio algunas veces con diferentes sonidos y notarás que cada vez será más fácil distinguirlos.

Utiliza asociaciones de palabras

¿Qué dice la ciencia?

Las asociaciones de palabras conectan entre sí otras palabras, sonidos, movimientos ideas o imágenes. Por ejemplo, si escuchas el sonido “miau” lo asocias con un gato. Cuando ves una imagen del sol, inmediatamente la asocias con las palabras “sol”, “cálido” y “caliente”, ¿cierto?

Aprender palabras en inglés por medio de las asociaciones no solo es divertido, sino bastante efectivo. Un grupo de científicos realizó un estudio sobre el lenguaje de señas y determinaron que es mucho más fácil recordar las señas que se parecen al objeto que representan.

Por ejemplo, es fácil recordar la seña de “comer” porque se parece a una persona comiendo, mientras es difícil recordar las señas que no se parecen a la palabra.

¿Qué puedes hacer?

Aprende nuevas palabras en grupo. Combina una palabra con una imagen, un movimiento u otra palabra. Con esta conexión en tu mente, podrás recordar todas las palabras más fácilmente.

Mueve tu cuerpo para ilustrar el significado de las palabras (al menos hasta que las puedas recordar sin problemas). También puedes dibujar algunas imágenes en vez de escribir las definiciones de las palabras.

¿No tienes habilidades artísticas? ¡Usa la búsqueda de imágenes de Google! Este ejercicio no solo te ayudará a recordar los significados, sino la ortografía.