Colombia

Si hablas inglés, puedes comunicarte con el 20% de personas en la Tierra. Eso es ¡1.5 mil millones de nuevos amigos, conexiones y trabajos potenciales! ¿Por qué no darles a tus hijos estas increíbles oportunidades comunicativas?

Enseñarle inglés a tus hijos es un regalo que  les será de gran utilidad cuando sean adultos. Por eso compilamos estos consejos que, no solo te ayudarán a potenciar tus conocimientos, también te ayudarán a pasar un rato divertido junto a los más pequeños.

                       

Establece una rutina de inglés 

Haz que aprender inglés sea una rutina en tu familia. Elige una hora del día en la que tus hijos estén alerta y sea fácil trabajar con ellos. Ponle un nombre, como “English Time”, de forma que ellos puedan reconocerla y quieran participar.

Los más pequeños tienen un tiempo de concentración menor, por tanto dedica unos 10 o 15 minutos por sesión. Ve aumentando el tiempo según van creciendo y vayan prestando más atención.

Aunque es importante mantener una rutina, está bien también ser flexible. A menudo el humor de los niños y los niveles de energía pueden afectar a su motivación para aprender inglés. Los niños no están muy atentos cuando están cansados, distraídos o no se sienten bien. Utiliza su humor y nivel de energía como guía.

¡Hazlo divertido con objetos, gestos y expresiones faciales!

Mantener la atención de los niños no es misión imposible. Ármate con objetos, gestos y expresiones faciales graciosas que capten la atención de tu hijo y hagan que se interese en las palabras que le estás enseñando.

Utiliza objetos que el niño pueda ver y tocar. Por ejemplo, si dices la palabra spoon (cuchara) mientras tienes una en la mano, tu pequeño hará una conexión inmediata entre la palabra y el objeto. Los gestos (como saludar o tirar un beso) y las expresiones faciales (como guiñar o poner una cara divertida) son acciones y movimientos que añaden un elemento de diversión. ¡Atrévete a experimentar junto a tus hijos aprendiendo inglés!

Busca oportunidades para enseñar inglés durante el día

Aprovecha cada ocasión para enseñar nuevo vocabulario a tu hijo durante el día. Por ejemplo, si sueles salir a caminar con tu hijo, puedes captar su atención con palabras interesantes relacionadas con pájaros, insectos, animales y árboles según vayas viendo por el camino.

Puedes captar la atención de tu hijo señalando cosas interesantes y emocionantes. “Come look, there’s a butterfly climbing on a leaf! Isn’t it beautiful?” (“¡Mira! ¡Hay una mariposa en esa hoja! ¿No es bonita?”) Esto puede hacer que el niño te haga preguntas como “¿Qué es una mariposa?” dándote la oportunidad perfecta para hablar más sobre ese tema e introducir más vocabulario como insect (insecto), bug (bicho), wings (alas), etc.

Implementar estas técnicas de forma regular, hace que el inglés se convierta en algo importante en la vida de los niños. También les ayuda a practicar inglés y a aprender nuevas palabras en un entorno relajado y divertido.