Colombia

¿Te gustaría memorizar rápidamente todo lo que debes estudiar? Seguramente. Al final del día, todos podemos sacarle provecho a aprender inglés más rápido. El problema es que no tenemos tanto tiempo como nos gustaría. 

El día sólo tiene 24 horas, y en ellas debes incluir tus horas para comer, dormir y trabajar.
La clave para aprender inglés  no está en el tiempo que usas; se trata más bien de cómo lo aprovechas y de establecer hábitos que te permitan retener más datos.

                      
                                                                               
La analogía del cubo con agua

Imagina que vas a llenar un cubo con agua. La mayoría de estos recipientes no tienen ningún problema reteniendo este líquido, ¿cierto? Además, el agua nunca se saldrá del cubo a menos que rebose su capacidad.

Aunque esta comparación puede parecer negativa, en realidad es perfectamente normal; de hecho nuestros cerebros no están diseñados para recordar cada hecho, palabra o imagen que experimentamos a lo largo de nuestras vidas.

                     

Cómo recordar el 90% de lo que aprendemos

En los años 60 se desarrolló un modelo llamado la Pirámide del Aprendizaje.  La idea detrás del modelo, era explicar el método y porcentajes en los que los humanos aprendíamos. Según los resultados de estas investigaciones:

El 5% de lo que aprendemos es gracias a la lectura.
El 10% de lo que aprendemos es gracias a leer y repetir lo que acabamos de leer.
El 20% lo aprendemos a través de medios visuales o auditivos (videos, apps en tu smartphone).
El 30% de lo que aprendemos es gracias a ver demostraciones.
El 50% lo aprendemos cuando participamos en debates o conversaciones.
El 75% de lo que aprendemos es gracias a practicar los conocimientos que hemos adquirido.
El 90% lo aprendemos cuando utilizamos esos conocimientos inmediatamente o se los enseñamos a otros.

A pesar de todos estos datos ¿cómo aprendemos inglés la mayoría de nosotros? Simplemente leyendo, o atendiendo en una clase de forma pasiva sin realizar ninguna acción.

Así que si quieres sacarle el máximo provecho a tus horas de estudio, lo ideal sería combinar tanto los métodos pasivos de aprendizaje (leer, repetir) como los activos (ponerlo en práctica, conversar con alguien sobre ello).

¿Estás listo para el reto de tu vida aprendiendo inglés?