Colombia

Tienes ganas de estudiar en el extranjero. Quizás quieres pasar tus próximas vacaciones surfeando en Hawaii y, para aprovechar al máximo la experiencia, tomaste la decisión de tomar algunas clases para dominar el idioma.

Mientras estás en clase, puede que pienses: “Nunca voy a conseguirlo”, pero nosotros te entendemos.

Aprender inglés no es tan fácil como hacer una taza de café, pero no es imposible. De hecho, tenemos cuatro sencillas técnicas que te ayudarán a aprender el nuevo idioma mucho más rápido.Eso sí, recuerda que estas técnicas no son trucos ni atajos; pero son altamente efectivas. Todo lo que necesitas hacer es comprometerte a aplicarlas. ¿Empezamos?

              

Habla con seres humanos reales

Es muy fácil pasar todo el día usando nuestros dispositivos electrónicos. ¿Quieres tener un máster? Haz un curso en línea. ¿Necesitas una buena receta? Búscala en Google. ¿Quieres aprender inglés? Elige una aplicación. Internet puede ser de mucha ayuda para los estudiantes de idiomas, pero no hay nada mejor para avanzar en tu pronunciación que tener conversaciones con hablantes nativos. Puede ser una movida temeraria, pero te recomendamos que lo hagas lo más pronto posible. 

             

Dale uso al nuevo vocabulario tan pronto como sea posible

Muchos estudiantes de idiomas hacen listas de palabras nuevas en sus cuadernos, y luego no las utilizan en la vida real. Anotar nuevas palabras es un gran hábito, pero no es suficiente. La próxima vez que oigas una palabra atractiva, no te limites a escribirla: Haz un esfuerzo para utilizarla lo más pronto y de todas las maneras posibles. Dila, escríbela en una frase, encuentra su sustantivo, verbo o adjetivo, y haz preguntas sobre ella a tus amigos nativos.

Esta técnica le da al nuevo vocabulario un contexto vivo ¡y se queda grabado en tu mente más rápido!

No temas preguntar

Es muy fácil comportarse de manera tímida mientras estás en clase, lo sabemos. ¡Atrévete a salir de esa zona de confort! Los profesores adoran a los alumnos que hacen preguntas.

Si no sabes qué preguntar en el momento, prepara una lista de dudas genéricas en la parte posterior de tu cuaderno y úsalas durante la clase. Recuerda, no existen las malas preguntas, y cuando sales de dudas te proporcionan más información y aclaran tus clases de inglés.

Te puede interesar: Los mejores diccionarios para aprender inglés online.

         

Empieza con lo que realmente necesitas

Imagina esta situación: Acabas de aterrizar en Estados Unidos y estás a punto de empezar tu semestre en el extranjero. ¿Cómo crees que serán las conversaciones que tendrás con tus compañeros? Seguramente no te sumergiras en una conversación profunda sobre arte o política, ¿verdad?

Para esos primeros días, piensa en las situaciones que podrías vivir y agrúpalos para que te sea más fácil estudiarlos.

Por ejemplo: “Me he perdido” puede incluir temas como: moverse por la ciudad, transporte público, o lugares de interés de la ciudad. En “quiero comer” puedes agrupar ítems que te ayuden a la hora de  pedir la comida o ir al supermercado. Una vez que hayas identificado las áreas de vocabulario que quieres trabajar, centra en ellas tus energías. Esto hará que la experiencia sea mucho más fluida.   

Te puede interesar: ¿Cuáles son los errores gramaticales más comunes al escribir en inglés?