Colombia

El segundo idioma es ese que no es tu idioma nativo pero que también dominas. Y como segundo idioma, el inglés es la lengua con más segundos hablantes del mundo.

Dominar idiomas o ser bilingüe te da oportunidades económicas de acceder a millones de personas, a decenas de países y a centenares de mercados. Pero además, hablar y aprender inglés como segundo idioma tiene otros beneficios que no sospechas.

                    

Después del inglés, es más fácil aprender un tercer idioma

Este es un beneficio clarísimo de hablar inglés como segundo idioma. El conocer las estructuras de tu lengua materna y del inglés te da una base de vocabulario y gramática dos veces más amplia; desde allí te será más fácil identificar intuitivamente palabras y estructuras de otra lengua.

Accedes a una cultura nueva.

Quizá este es uno de los beneficios menos publicitados de aprender inglés como segundo idioma. Los idiomas abren fronteras y son el pasaporte perfecto a una nueva forma de entender el mundo. Alex Rawlings es un británico que habla 15 idiomas y está convencido que cada idioma “te da un nuevo estilo de vida, un nuevo matiz de significados”.

Ser bilingüe mantiene tu mente en forma

Después de aprender inglés o un nuevo idioma, serás capaz de resolver conflictos cognitivos con mayor precisión. Entender y hablar un segundo idioma, como el inglés, puede mejorar tu rendimiento en tareas no directamente relacionadas con el idioma.

Las personas bilingües están aislando constantemente los conocimientos de la lengua que no usa para que no interfieran en su acción. Eso fortalece una parte del cerebro llamada córtex del cíngulo anterior, que se encarga de controlar otras habilidades que no tienen nada que ver con los idiomas. Por lo visto, es posible distinguir el cerebro de un bilingüe del de un monolingüe solo por la cantidad de materia gris en esa área.

           

Es lo mejor para educar niños.

Durante años se afirmó que el bilingüismo podía provocar esquizofrenia. Sin embargo, desde 1962, hay estudios que demuestran que los niños bilingües tienen mayor inteligencia verbal y no verbal que los monolingües, quizá este sería el gran beneficio de aprender inglés como segundo idioma.

El bilingüismo previene enfermedades neurodegenerativas

Si un bilingüe termina desarrollando algún tipo de demencia, lo hará cuatro o cinco años más tarde que un monolingüe. Así mismo, si un bilingüe sufre un accidente vascular cerebral que le afecte el habla, tiene más posibilidades de recuperarla que un monolingüe.

Adquirir un segundo idioma es un ejercicio mental considerable y hablarlo también, gracias a la gimnasia constante de nuestro córtex del cíngulo anterior. Y no olvidemos que aprender un idioma implica crear conexiones neuronales nuevas y que, resumiendo mucho, cualquier daño cerebral destruye esas conexiones. Pero en el cerebro de un bilingüe hay muchas más conexiones de inicio y por eso desarrollan enfermedades neurodegenerativas más tarde y recuperan mejor sus facultades.