Colombia

La compresión de un nuevo lenguaje es una de las habilidades más difíciles de desarrollar una vez que estás en el proceso, difícil sí; pero nunca imposible.

Así como millones lo han logrado, ¡tú no serás la excepción! Sigue estos consejos que te ayudarán a mejorar tu comprensión en inglés:

                    

Escucha y practica

Para tener un progreso significativo es indispensable practicar inglés en todo lo que aprendes. De nada sirve si pasas horas frente al TV mirando películas en inglés o escuchando audios de manera pasiva, necesitas ser “activo” en tu aprendizaje. ¿Por qué no incluyes prácticas con hablantes nativos de inglés? Usa el internet a tu favor y pon tus conocimientos a volar.

¡Cero estrés!

¿Qué cosas te encantan? ¿Los deportes? ¿Quizás el área culinaria o la astronomía? Busca en inglés programas, audios y entornos de estos temas que te apasionan profundamente y notarás como tu comprensión del idioma se hace amena, divertida e interesante. Recuerda que siempre es más fácil aprender inglés relacionado a temas que nos gusta e interesa.
           
Amplía tu vocabulario

Acostúmbrate a enriquecer tu vocabulario a diario, de esta manera tendrás las herramientas necesarias para expresar tus ideas con claridad. Además, al estar familiarizado con la escritura y significado de las palabras, solo debes preocuparte por afinar tu comprensión auditiva; pues de nada sirve si aprendes inglés, y lo comprendes y sabes cómo suenan las palabras; si no tienes idea de su significado.

¡Toma riesgos!

Involúcrate en situaciones donde tengas que tomar partido o actuar de acuerdo a la información que recibas en inglés. Tu cerebro se ve obligado a responder de manera natural, así que no importa si fallas porque de los errores también se aprende. Se trata de simple sentido de supervivencia… ¿te vas a dar por vencido? ¡Nunca! Te defiendes como sea y sales adelante.
           

Invierte tu tiempo y dedicación

Esta es la fórmula secreta para progresar en tu comprensión del inglés hasta conseguir su dominio total. Cada minuto que empleas en aprender inglés y/o perfeccionar tus habilidades del idioma es tiempo que empleas en tu futuro. Si abordas tus estudios desde este punto de vista, cada minuto dedicado se traduce en progreso, pequeñas y grandes satisfacciones.